• staff poder politico

Martes negro ( en fotos ) para las aspiraciones presidenciales de RMV



  • Moreno Valle compromete impuesto de nómina a fideicomiso administrado por Aspe: Reforma

  • Califica COE de "perversidad gubernamental" haber hipotecado impuesto sobre la nómina en Puebla

  • Cómo que Rafa el Moreira del PAN

  • Dieron a empresas creadas hace un año, la obra de 524 millones de hospital que inaugura hoy Peña

RMV Hipoteca impuesto de nomia a fideicomiso particular

Cd. de México, México (02 febrero 2016).- El Gobierno de Puebla, que encabeza Rafael Moreno Valle, comprometió los ingresos estatales por impuesto sobre nómina durante los próximos 50 años. El Mandatario se comprometió a enviar todos los ingresos de este impuesto que obtenga su Administración, y lo que recauden los gobiernos que le sigan, a un fideicomiso administrado por la empresa Evercore, propiedad del ex Secretario de Hacienda Pedro Aspe. No obstante, desde el momento en que los recursos que tributan los poblanos entran en ese fideicomiso, no hay manera de que el ciudadano pueda seguirles el rastro. Porque, de acuerdo con la ley, estos fideicomisos no forman parte de la Administración Pública Descentralizada de Puebla, sino que tienen carácter privado y no están sujetos a las obligaciones de transparencia, según análisis el Centro de Estudios Espinosa Yglesias. De acuerdo con el contrato del cual REFORMA tiene copia, lo que se recaude vía el impuesto sobre erogaciones por remuneraciones al trabajo personal de los próximos ocho gobiernos estatales será depositado en dicho fideicomiso. En 2014, el Gobierno poblano recaudó 2 mil 35 millones de pesos por ese impuesto. El objeto del fideicomiso, de acuerdo con el contrato, de fecha 29 de noviembre de 2012, es la administración de esos recursos, los cuales se usarán para el pago a proveedores y contratistas del Estado de Puebla. Es decir, Evercore no fue contratada para financiar con estos recursos proyectos de inversión, sino únicamente para la administración. Por esa labor, la empresa recibirá 100 mil pesos por honorarios iniciales, 260 mil pesos anuales más IVA por honorarios de administración y 20 mil pesos por cada modificación de documentos del contrato. También obtendrá remuneración por los gastos adicionales en los que incurra, como el pago de asesores legales y fiscales, auditores y viáticos. Evercore-Protego ha estado involucrada en la renegociación de la deuda de varias entidades federativas. Varios funcionarios públicos, incluido el actual Secretario de Hacienda, Luis Videgaray y su subsecretario, Fernando Aportela, laboraron en esa empresa. Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, sostuvo que la creación de fideicomisos es un área gris de las finanzas estatales. "Hay interrogantes que deben plantearse con este tipo de fideicomisos, una es por qué el Gobierno local decide usar una empresa privada para administrar recursos públicos, cuando ésa es su labor", cuestionó.

________________________________________________________________________

Se trata del más ostensible caso de favoritismo en la asignación de contratos de obra multimillonarios en la administración de Rafael Moreno Valle Rosas

El extraño caso del hospital Rafael Moreno Valle

Fernando Maldonado http://www.losfuertes.mx/nota/12657/

Los empresarios consentidos del régimen dejan pistas

Lunes 1 de febrero de 2016.

Este medio día que arribe el presidente Enrique Peña Nieto a cortar el listón inaugural del nuevo Hospital de Traumatología Y Ortopedia en la zona limítrofe entre Puebla y Tlaxcala, a un costado de la autopista México-Puebla habrá la sospecha fundada en un sector de especialistas de la construcción de que algo ahí huele mal.

En conjunto la obra tuvo un costo de inversión de 524 millones 884 mil pesos y las características van más allá del afán de perpetuar el apellido del mandatario con la imposición del nombre del abuelo, el doctor y militar Rafael Moreno Valle que encabezó un convulso periodo de gobierno en Puebla en el periodo que va del 1 de febrero de 1969 al 21 de marzo de 1972.

Las sospechas de haber aplicado un criterio discrecional en la asignación de esta obra millonaria se pueden encontrar en los archivos del Registro Público de la Propiedad, en poder del columnista. Ninguna de las dos firmas favorecidas con los contratos de obra por más de más de 230 millones de pesos, tenían ni un año de haber sido creadas.

Según los contratos de obra OP0L14 y OP00PLP15 asignados a las constructoras Popolote SA de CV y Cuatlan SA de CV por los montos de 239 millones 566 mil 755 pesos y 284 millones 218 mil 345 pesos, tienen como fecha de inscripción en el Registro Público de la Propiedad, el 19 de noviembre del 2013 y el 21 de mayo del mismo año.

En el caso de Popolote SA de CV, la primera firma empresarial, bastó para que transcurrieran diez meses para obtener el contrato más significativo de su incipiente existencia en el ámbito de la construcción, con 239 millones 566 mil 755 pesos al resultar ganadora para realizar los trabajos entre septiembre de 2014 y febrero de 2015.

Algo similar sucedió con Cuautlan SA de CV, cuyo registro consta en archivos oficiales el 21 de mayo de 2013, para que once meses después resultara ganadora de un jugoso contrato por 284 millones 218 mil 345 pesos.

En realidad se trata del más ostensible caso de favoritismo en la asignación de contratos de obra multimillonarios en la administración de Rafael Moreno Valle Rosas, el nieto del general que ahora se puede leer en el pórtico central de la mole de varilla y concreto que se levanta a un costado de la autopista México-Puebla.

Para un conjunto de especialistas en el renglón de la obra pública no hay duda: la rapidez con la que ambas firmas ganaron los respectivos contratos, tan pronto fueron inscritas formalmente, alienta la sospecha que detrás de ambos casos hay un beneficiado directo en la función pública estatal, o un presta nombres casi siempre con un vínculo inconfesable con el grupo en el poder.

Y la forma de aparentar un proceso de licitación público amañado va desde la elaboración de un catálogo de conceptos requeridos para concursar, que difícilmente se pueden encontrar en el mercado y que solo posee la empresa favorecida. Es sola condición deja fuera de la puja a otras firmas.

Otro impedimento socorrido es la publicación de las bases en diarios de circulación nacional que casi nadie lee. Para cuando son publicados en las plataformas como Compranet o en el Diario Oficial, el tiempo se ha agotado. Entre tres y cinco días que restan para reunir los requisitos apenas da tiempo para la improvisación y el error involuntario que termina en lo mismo: la descalificación.

El camino está lleno de trampas como la revisión de documentos a puerta cerrada y de espaldas a los concursantes; análisis de procedimiento para calcular obligaciones fiscales, IMSS o Infonavit entre otras; una decimal erróneamente colocada es suficiente para la descalificación, lo mismo que en la revisión a detalle por costos unitarios. Lástima Margarito.

“Como te darás cuenta a veces ganar una licitación o llegar al final, aunque no ganes es una verdadera proeza. Nos sentimos como héroes al llegar a la final”, me dijo un prominente constructor que vio pasar mejores épocas antes de la llegada del PAN al poder en Puebla.

Popolote y Cuautlan, las dos jóvenes empresas ganadoras del concurso de obra del hospital que inaugura el Presidente este martes tienen otra parte de la historia. Es la visión de los vencedores.