• staff poder politico

'Los jóvenes son la riqueza de este país', reitera el Papa en Morelia



El pontífice destacó que "uno de los mayores tesoros de esta tierra mexicana

tiene rostro joven"

El papa Francisco destacó en el estadio Morelos, de Morelia, que lariqueza de este país es la juventud mexicana, la cual con los estímulos correctos "se convertirá en la esperanza".

El pontífice reiteró que esas palabras se las dijo al presidente Enrique Peña Nieto en su primer saludo al arribar a la Ciudad de México: "uno de los mayores tesoros de esta tierra mexicana tiene rostro joven".Son sus jóvenes, son ustedes la riqueza de esta tierra, cuidado no dije la esperanza, dije su riqueza. La montaña puede tener minerales ricos, que van a servir para el progreso de la humanidad, pero esa riqueza necesita ser sacada, ustedes son la riqueza y hay que transformarla en esperanza", dijo el santo padre.

El sumo pontífice añadió que sin esperanza no se puede vivir y apuntó que la dignidad de los jóvenes es lo que los salvará de caer en las manos del narcotráfico. Francisco llamó a la juventud a valorarse y a sentir que sus vidas y sus historias valen la pena.

Francisco afirmó que Jesús “nunca invitaría a ser sicarios”, porque él quiere discípulos, jamás mandaría a sus hijos a la muerte, porque “todo en él es una invitación a la vida” en familia, en comunidad, a favor de la sociedad. El Papa entonces levantó la voz y enfatizó que es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven, es dejando la vida en manos del narcotráfico o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte. Podemos decir que es mentira que la única forma que tienen de vivir es la pobreza, la marginación, de oportunidades, de espacios, de capacitación y educación y de la esperanza, es Jesucristo el que desmiente esto. El ser mercenarios de ambiciones ajenas es lo que nos margina y nos lleva a la destrucción", añadió el Papa. Aseguró que la comunidad y la familia son los principales antídotos contra todo lo que amenaza, porque hace sentir parte de la “gran familia de Dios”, pero no para refugiarse, para encerrarse sino al contrario, para salir a decir a otros que ser joven en México “es la mayor riqueza y por lo tanto, no puede ser sacrificada”. Riqueza, esperanza y dignidad, son las tres palabras que Francisco recalcó durante su discurso. Insistió que es difícil sentirse la riqueza de una nación cuando no se tienen oportunidades de trabajo digno, posibilidades de estudio y capacitación, cuando no se sienten reconocidos los derechos que terminan impulsándonos a situaciones límites.

No pierdan el encanto de soñar, atrévanse a soñar, que no es lo mismo que ser dormilones. Y no creo que les digo esto, de que ustedes son la riqueza de México, porque soy bueno o porque lo tengo claro, sino porque como ustedes, creo en Jesucristo”, dijo.

“Me han pedido una palabra de esperanza, la que tengo para decirles, la que está en la base de todo, se llama Jesucristo. Cuando todo parezca pesado, cuando parezca que se nos viene el mundo encima, abracen su cruz, abrácenlo a él y, por favor, nunca se suelten de su mano, aunque los esté llevando arrastrando”, dijo.

En el arte de ascender, lo importante no es no caer, sino no permanecer caído, dijo el pontífice, quien además recomendó aprender a hablar y a escuchar, la “escuchoterapia”. Les pido que no se dejen excluir, no se dejen desvalorizar, no se dejen tratar como mercancía”, para lo que recomendó tener astucia y humildad.