• staff poder politico

En Puebla, ex alcaldesa Blanca Alcalá negocia con contratos y luego compromiso de socio



Tras dejar la alcaldía de Puebla, crearon una inmobiliaria en la que ella tiene 50% de las acciones

Abril de 2011, 45 días después de haber terminado su mandato como presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá se asoció con Jesús Alejandro López Márquez, un empresario de la construcción, a quien entre 2008 y 2011 la administración de la priista le entregó contratos por casi 13 millones de pesos.

Alcalá, senadora con licencia y candidata del PRI-Verde-PES a la gubernatura del estado de Puebla, López Márquez y Edgar Chumacero Hernández, a la postre yerno de la priista, fundaron la empresa Estilos Constructivos Sustentables, SA de CV, al margen de Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

La priista posee 50% de las acciones de Estilos Constructivos Sustentables, su excontratista López Márquez 25% y el otro 25% es de Chumacero Hernández, según el acta constitutiva.

Desarrolladora Habitania, SA de CV, es el nombre de la empresa con la que López Márquez obtuvo 12 obras públicas en la administración de Alcalá; de estas doce obras, cinco están relacionadas con el Instituto Municipal del Deporte, del cual Chumacero Hernández fue su titular entre febrero de 2008 y marzo de 2010, cuando renunció en busca de una candidatura a diputado local y tiempo en que tenía una relación de noviazgo con Karina Romero Alcalá, hija de la priista.

Desarrolladora Habitania, la empresa a la que Alcalá entregó obra pública, con contratos desde 367 mil 299 pesos, hasta por un millón 836 mil 481 pesos, abrió operaciones el 21 de diciembre de 2007, ocho semanas antes del inicio de la administración de Alcalá, en febrero de 2008.

El domicilio fiscal de Habitania estaba registrado en Zapopan, Jalisco, pero 15 días antes del arranque de la administración municipal de Alcalá, se cambió a Puebla.

En la elaboración de la escritura de Estilos Constructivos Sustentables, la empresa de la candidata priista a la gubernatura que formó junto López Márquez y Chumacero Hernández, participó el notario Miguel Ángel Ortiz Anaya, titular de la notaría número 5.

Entre 2008 y 2010, cuando Chumacero Hernández fungía como director del Instituto Municipal del Deporte de Puebla, la administración de Blanca Alcalá entregó a López Márquez cinco contratos para obras de ese tipo, por un monto de cuatro millones 613 mil 937 pesos.

La administración poblana de la actual aspirante a gobernadora entregó contratos por 663 mil 857 pesos para la construcción de la cancha deportiva en la colonia Loma Bella; otro de un millón 23 mil 458 pesos para la construcción de una cancha deportiva de pasto sintético con pista de trote en Bosques de San Sebastián II, además de un presupuesto por un millón 88 mil 26 pesos para la construcción de una cancha de pasto sintético en avenida 14 Sur Manzana 8, unidad habitacional San Jorge; y el cuarto fue un contrato para una cancha de pasto sintético en la unidad habitacional Las Carmelitas por un millón 386 mil 144 pesos; y la construcción de una cancha de usos múltiples y área recreativa en calle Emiliano Zapata esquina con calle Juan Rojas Flores, colonia Lomas de San Miguel, por 452 mil 450 pesos.

Chumacero Hernández y Karina Romero se casaron en agosto de 2011, cuatro meses después de la fundación de Estilos Constructivos Sustentables, empresa que originalmente Alcalá omitió hacer público que era suya, por lo que tampoco se conocía que esta constructora es copropietaria de al menos un desarrollo habitacional valuado en más de 100 millones de pesos, de acuerdo a la documentación catastral obtenida.

Estilos Constructivos Sustentables levantó un complejo de 45 casas en Zapotecas 21, colonia San Cruz Buenavista, en San Juan Cuatlancingo, Puebla, conocido como Condominio Cerrada Fiore. Lo hizo en sociedad con Mantenimiento Los Ángeles y el Comercio, y Desarrollo Serasis.

En ese desarrollo, la constructora de Alcalá, además de su participación integral, de forma particular se quedó con uno de los cinco conjuntos del condominio de 9 casas, con un valor comercial aproximado de entre 18 y 20 millones de pesos, toda vez que el avalúo mercantil de cada casa es de dos millones de pesos.

Los documentos informan que las nueve casas, propiedad de Alcalá y sus socios, están asentadas sobre un terreno de mil 155 metros cuadrados, con casi 100 metros cuadrados de áreas verdes y el doble para desplazamientos de autos.