• staff poder politico

Mauricio Góngora, con gran ventaja para ser gobernador en Quintana Roo



En Quintana Roo, a quince días de que se efectúen las elecciones, la situación inicial no cambió de forma determinante. La primera encuesta del diario El Universalpublicada el 7 de abril marcaban una tendencia de intención del voto a favor deMauricio Góngora Escalante de 32.1% seguido por el abanderado de la alianza PAN-PRD con 17.7% Carlos Joaquín González y José Luis Pech Várguez de Morena con 8.7%; Alejandro Alvarado Muro del PT 2.3% y Rogelio Márquez del PES con 0.9% Era el momento de inicio de campaña.

Para el 18 de mayo la encuesta de BCG, Ulises Beltrán y Asociados publicada porExcélsior ubica en primer lugar de las preferencias a Mauricio Góngora con una intención del voto de 48% y en segundo lugar a Carlos Joaquín con un 36% de preferencias efectivas, esta encuesta se efectuó entre el 11 y 14 de mayo en viviendas. Previamente el diario El Financiero publicó los resultados de su encuesta el 17 de abril en la cual ubicó a Mauricio con 47% de la intención del voto, seguido por Carlos Joaquín con el 38%

El Universal, El financiero y Excélsior tres medios nacionales que respaldan las mediciones. En dos semanas es difícil que se alteren doce puntos de ventaja como resultado de la misma inercia de campañas.

En Quintana Roo la presencia de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática no han tenido peso significativo, no es una gran oposición, es casi simbólica; en el pasado proceso electoral intermedio de la gestión de Roberto Borge la alianza PRI-Verde se llevó el carro completo, recuperó alcaldías. Sin embargo en elecciones presidenciales como la de 2012 la presencia de Andrés Manuel López Obrador jaló muchos votos que lograron beneficiar a candidatos oportunistas que sin la imagen de AMLO son nada. Quienes ni siquiera hicieron campaña.

El caso de Carlos Joaquín como un aspirante resentido, -ya que según él debió ser candidato hace seis años en lugar de Roberto Borge-, inicialmente le dio manera de recuperar un pequeño sector de votos igual de resentidos que no se sienten atendidos por la actual administración. La política de alianzas del PRD para no perder más y convertirse en un cascarón; aunado a la política conflictiva de la dirigencia panista compraron la idea que si optaban por un priista resentido, considerado con derecho de sangre para la gubernatura podrían ganar la elección actual. Así fue que se formaron sus equipo de trabajo, con una divisa que los identifica; la traición, traicionan sus principios, traicionan a sus líderes, a sus organizaciones, en fin; hasta llegar a incluso esparcir rumores o declaraciones para confundir a la ciudadanía, de este equipo salió la especie de que atrás de la candidatura de Carlos Joaquín estaba su medio hermano Pedro Joaquín Coldwell y el presidente Enrique Peña Nieto ( ! ? ). Para el México surrealista, kafkiano; se unen PAN y PRD para tomar a un priísta de estirpe aristócrata como su abanderado.