• staff poder politico

La NASA señala a los culpables de las emisiones de metano



Todos tendemos a pensar que el dióxido de carbono (CO2) que acaba en la atmósfera es el responsable del alza en las temparaturas globales, y ciertamente su protagonismo es innegable, pero hay otros gases con mucho mayor potencial de causalidad de efecto invernadero, como el vapor de agua y el metano. Ahora, un estudio de la NASA realizado en un área de los Estados Unidos llamada Four Corners (ya que en ella confluyen cuatro estados: Utah, Arizona, Colorado y Nuevo México) parece señalar al culpable de buena parte de las emisiones de metano.

Un estudio financiado por la NASA y por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) ha revelado que buena parte de los coladeros por las que se fuga el metano desde el subsuelo hasta la atmósfera, coinciden con el emplazamiento de instalaciones industriales en las que se extraen combustibles fósiles.

Los investigadores, liderados por Christian Frankenberg del JPL de la NASA, realizaron una vigilancia intensiva de la composición del aire en los cielos del área de Four Corners, empleando espectrómetros montados a bordo de aeronaves. Previamente, los satélites de la NASA habían identificado los principales puntos de emisión de metano en esta región.

El trabajo logró identificar cerca de doscientos cincuenta puntos de fuga de metano a la amtósfera, entre los que destacaban pozos de gas natural, gaseoductos, tanques de almacenamiento y plantas de procesado. El ratio de emisión detectado en estos puntos de fuga variaban desde unos pocos kilos a la hora, hasta extremos de casi 5 ton/h.

De hecho, el trabajo ha descubierto los grandes puntos de fuga, ya que el 10% de las fuentes individuales de emisiones analizadas son responsables de de la mitad de las misiones totales. De este grupo de grandes “chimeneas”, unos pocos puntos de afloramiento son de origen natural, e incluso existe uno que se corresponde con una mina de carbón, pero el resto coinciden con instalaciones industriales.

El metano es el componente principal del gas natural, empleado comunmente como combustible para calderas. Pero como decíamos al principio, el metano es también un gas con un enorme potencial para crear efecto invernadero, ya que de hecho es un 86% más eficiente que el CO2 a este respecto.

La cantidad de gas natural emitida a la atmósfera desde la región de Four Corners ha aumentado espectacularmente durante las últimas décadas a raíz del boom en la explotación de este recurso natural. Al tratarse el metano de un gas incoloro e inodoro,resulta muy dificil de detectar sin la ayuda de instrumental científico.

Tal y como los expertos de la NASA y la NOAA han afirmado: “si existe voluntad para identificar los afloramientos de metano para actuar sobre ellos, nuestro método indica que puede realizarse de forma sencilla y en tiempo real, simplemente volando sobre el área a estudiar”.

Ahora falta por saber si la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), va a atreverse a actuar enfrentándose a los poderosos lobbys que explotan los combustibles fósiles en el área de Four Corners.