Los obispos y sacerdotes no están defendiendo al pueblo, afirma dirigente


Los obispos de Puebla no se han abierto suficientemente a favor de los pueblos, los compañeros de la Sierra negra han informado de que hay sacerdotes que están induciendo o tratando de inducir a los pobladores a que dejen sus tierras para beneficiar a la empresa Minera Autlán para la construcción de dos hidroeléctricas que piensan construir en la Sierra Negra, afirmó Gerardo Pérez Muñoz, dirigente social.

Dijo que lo mismo sucede en Teziutlán, aquí existen 10 permisos o concesiones mineras, hay un problema ambiental grave con Minera Autlán y ¿dónde está el obispo, qué ha dicho, qué ha hecho?, pregunta el dirigente, esto se refleja en el obispado de Tulancingo con los curas que están en la franja de Pahuatlán.

Opinó que la iglesia no es una institución homogénea, en el caso de Puebla, indicó, nosotros como Asamblea Social del Agua le hicimos llegar un documento para que se pronunciara en contra de la privatización del agua en Puebla y jamás recibimos respuesta del arzobispo.

“Conocemos de un caso de un compañero sacerdote en la Sierra Norte que venía haciendo un trabajo muy importante entre el pueblo náhuatl y totonaco, no hace mucho tiempo fue removido de su parroquia, ahí sólo hay voto de silencio, no pueden ir a los medios, no pueden denunciar con el riesgo de que los suspendan del sacerdocio”, afirmó.

Expuso que son datos del 2014 un total de 6 millones 200 mil metros cúbicos de agua están concesionados a las grandes empresas automotrices y grandes embotelladoras, no se ve el apoyos de los obispos y sacerdotes.

Destacó las palabras del Papa Francisco, no hay dos crisis separadas, una ambiental otra social, las dos le pegan a los pobres del mundo, el Papa dice que ya basta nada más de dar misa, hay que estar con el pueblo en los hechos.