Así funciona "Pegasus" el software que usa el Gobierno de México para espiarte



Empieza con un SMS y puede llegar a infectar el teléfono para espiar al usuario hasta el punto de usar la cámara y el micrófono para vigilarlo.

Se llama Pegasus y es un 'software' malicioso diseñado por una compañía de Israel para recabar información de teléfonos móviles.

El programa se vende únicamente a gobiernos y su propósito central es vigilar a organizaciones criminales y terroristas.

  • "12 ataques por segundo": cuáles son los países de América Latina más amenazados por "malware"

Pero ahora Pegasus, creado por la empresa NSO Group, se encuentra en medio de un escándalo en México.

Organizaciones civiles denuncian que el malware fue utilizado por el gobierno de ese país para espiar a periodistas y defensores de derechos humanos.

¿Cómo se realiza el espionaje?

El primer paso es enviar un mensaje SMS al teléfono inteligente de la persona afectada, según documentó el instituto Citizen Lab de la Universidad de Toronto, Canadá.

Se trata de un texto que busca engañar a la víctima para que acceda a un enlace externo.

En ocasiones el mensaje incluye información o datos cercanos al objetivo, una forma de persuasión conocida como "ingeniería social".

Una vez que se ingresa al enlace el navegador redirige al objetivo a alguno de los sitios en internet de NSO Group, y de inmediato se instala Pegasus en el teléfono móvil.

  • ¿Corre peligro mi computadora?

Así, quien envía el malware tiene acceso a los archivos del dispositivo, como videos, fotografías, mensajes, correos electrónicos y lista de contactos.

Pero además permite activar en cualquier momento, sin que la víctima se entere, el micrófono y cámara del aparato.

De esta manera, el atacante vigila prácticamente toda la vida cotidiana de la persona afectada, las conversaciones que sostiene y la información que comparte.

"Espía en tu bolsillo"

Cada una de las instalaciones exitosas del programa cuesta unos US$77.000, según documentó el diario The New York Times.

El software es tan sofisticado que difícilmente deja huellas de quién lo utiliza, aunque sí es posible saber los momentos en que se encuentra en operación.