Daniel Ávila Ruiz gestionó la impresión del libro Luis Pérez Salazar.



El Senador Daniel Ávila Ruiz, expresó su agradecimiento a su esposa Leonor Laviada Arce, a sus hijos Franco y Daniel Ávila Laviada, así como a sus padres por ir en representación de él a la Presentación del libro "La preservación del patrimonio histórico es una tarea legislativa. El caso de Tizimín, Yucatán”.

Comentó que fue un honor para él haber gestionado ante el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, la impresión de dicho libro del autor Luis Pérez Salazar, que además de ser una persona conocida y reconocida en Yucatán, fue su profesor y amigo.

Dicha obra contribuye en la concientización de la preservación del patrimonio histórico de Tizimín, y fortalece los vínculos de los tizimileños con sus raíces, ya que es un libro que se suma a la lista de publicaciones de un autor con mucha experiencia: profesor, historiador, así como productor y conductor de diversos documentales.

Reconoció que la obra representa un importante trabajo de investigación sobre la conservación del patrimonio histórico y cultural de Tizimín, y uno de sus objetivos es reflexionar sobre los compromisos que el gobierno, en conjunto con la sociedad, debe asumir para preservar nuestra historia y la cultura, pues son los referentes de cualquier sociedad con el devenir del tiempo. Se suman temas diversos como las tradiciones, el deporte, la política, la arquitectura, la religión y otras prácticas cotidianas.

Señaló que dicha obra se plasma en 231 páginas y se divide en 5 capítulos en los que, en su conjunto, se relata parte de la historia de Tizimín y muestra, a través de palabras e imágenes, su gran aportación a la riqueza histórica y cultural del estado y de país, por lo que cada dato, cada párrafo, y cada fotografía contenidos en esta sugestiva obra conforman un testimonio listo para ser consultado, conservado y heredado a las nuevas generaciones.

Por último aseveró lo siguiente: “Sé que este libro ayudará a valorar la riqueza de nuestro querido Tizimín, espero que sea material de estudio en escuelas y hogares, y que, como a mí, haga recordar a muchos tizimileños su infancia, y muchas anécdotas a través de expresiones que el autor recopila para todos nosotros.”