• STAFF

El PRI estatal, tiene nuevo dirigente Pulso Político Por Gabriel Sánchez Andraca



Los priístas poblanos se despertaron ayer con la noticia de que su partido, tenía ya nuevo dirigente en la entidad. Javier Cacique, quien desde hace unas semanas fungía como secretario general, pasó a ser el presidente del comité directivo estatal, en sustitución de Jorge Estefan Chidiac.

El cambio se hizo inusualmente con mucha discreción. Sin anuncio previo. Un correo electrónico del dirigente saliente, lo confirmó.

Hay que decirlo, el cambio era esperado y era necesario. En los últimos meses el PRI poblano parecía no tener movimiento, estaba como pasmado , o espantado, dicen algunos.

La designación de candidatos a diputados federales y locales, no dejaron satisfechos a muchos militantes y éstos manifestaron su descontento no mostrando ni enojo, ni alegría, con un silencio inquietante.

Lo mismo ha ocurrido en numerosos municipios con la designación de candidatos a presidentes municipales, regidores y síndicos y la actitud de la militancia, ha sido la misma.

El PRI en este proceso ha tenido en Puebla una constante migración hacia otros partidos, tal vez como nunca antes en su historia. Figuras del priísmo tradicional, como Alejandro Armenta, José Alarcón Hernández, Nancy de la Sierra, Fernando Morales y muchos más, han abandonado sus filas para pasar a otras formaciones políticas, donde ahora ocupan posesiones relevantes como candidatos a puestos de elección popular o de dirigencia partidista.

Todo parece indicar que una de las principales acciones de Javier Cacique, el nuevo dirigente, será la de buscan la reunificación del priísmo y cerrar filas en torno a los candidatos que ya tienen, para iniciar un trabajo intenso de campaña, con la participación de todos.

El nuevo dirigente priísta en Puebla, es persona que cuenta con la confianza total del candidato del PRI a la gubernatura del Estado, Enrique Doger Guerrero, lo que hace pensar que ahora se iniciará un trabajo de campaña mucho más intenso y mejor coordinado.

El PRI tendrá que trabajar con mucha intensidad en las semanas que faltan para el término del periodo de campañas, a fin de obtener la mayoría en las votaciones del primero de julio. Queda mucho tiempo, nos dicen, pero hay confianza en que la nueva dirigencia implemente una estrategia que permita al PRI sacar la casta y vencer a los opositores, que tienen muchas debilidades estructurales y problemas internos por desacuerdos recientes, que les será muy difícil superar.

Leobardo Soto Enriquez, es el nombre del joven cetemista que figura ya como candidato a diputado federal plurinominal por Puebla. Ya tuvo una experiencia legislativa que le dejó una buena experiencia que aprovechará para su desempeño en esta nueva oportunidad.

Es ingeniero en una de esas nuevas especialidades que hay ahora y aun cuando su carrera le apasiona, también le apasiona la política en la que ya lleva andado un buen trecho.

Uno de sus propósitos para su desempeño en esta nueva ocasión, es la de proponer la reducción de impuestos a los trabajadores que trabajen horas extras o turnos extras, pues considera que es absolutamente injusto que se les cobre un mayor porcentaje, lo que los desalienta para buscar un ingreso más trabajando tiempos u horas extras, pues en vez de salir beneficiados, sienten que se les castiga. El cobro de impuestos por el trabajo extra, pues, en vez de benéfico, resulta perjudicial para las familias de los trabajadores.

Las campañas de los candidatos para gobernador, diputados locales, presidentes municipales, regidores y síndicos, ya están en marcha y en muchos distritos y municipios locales, no se nota, pues tanto los partidos como los candidatos, están reaccionando muy lentamente.

Es cierto que la designación de candidatos para funcionarios locales de elección popular, provocó descontento al interior de los partidos políticos, por la forma antidemocrática en que fueron designados, pero los militantes de esos partidos deben pensar, que ningún partido mexicano, ni el PRI, ni el PAN, ni Morena, ni el PRD y menos los más pequeños, practican la democracia interna.

En esta ocasión los que tuvieron el mayor número de candidatos impuestos por la cúpulas partidistas, han sido Morena, PRI, PAN y PRD.

En Morena y en el PRI, es donde se han notado más deserciones de militantes, como protesta por la imposición de candidatos que hicieron sus dirigencias, pero esas deserciones partidistas, también han sido fuertes en el PRD y en el PAN.

Andrés Manuel López Obrador, tiene en sus filas, a por lo menos dos ex dirigentes nacionales del PAN, pero a mucha de la pipitilla panista que ha sido relegada desde hace tiempo.

El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, sigue picando piedra para el futuro: en gira realizada por Yucatán, como miembro de la dirigencia nacional del PAN, afirmó ayer, que “cuando los panistas se unen, son capaces de derrotar a sus adversarios políticos en forma contundente”.

Lo malo es que los panistas raras veces se unen y sobre todo desde hace meses, esa unión panista que era realmente admirable, es cada día más rara. Aquí en Puebla, la unidad del panismo se rompió desde el 2010, cuando surgió el panismo morenovallista, que mantiene la hegemonía del partido conservador, pero que mantiene fuera a los panistas tradicionales llamados “yunques”.


Periódico Poder Político 2020

Poder Político es una publicación de Editora del Sureste S.A.

Comentarios: periodicopoder_politico@hotmail.com