• STAFF

Los diputados locales, ya llegaron al límite



Los diputados del Congreso local, ya llegaron al límite. Sus pleitos verbales ya desembocaron en una pelea a puñetazos. La oposición culpa a dos diputados de Morena en especial: José Juan Espinosa y Gabriel Biestro y están pidiendo la destitución de Espinosa como presidente del Congreso.

Ayer habló el dirigente estatal del partido Movimiento Ciudadano, Fernando Morales, acusando a los morenistas de sostener al ex presidente de San Pedro Cholula, en la presidencia de la Cámara de Diputados pese a ser el responsable de todos los problemas que se han generado en el Congreso y al dirigente estatal del partido mayoritario, Gabriel Biestro, de ser “su tapadera”.

Por su parte, el diputado de MC, Carlos Morales, con quien se inició el pleito, también señaló los abusos y las arbitrariedades que dice ha venido cometiendo JJ, demandó su destitución.

Según diputados de otras expresiones partidistas, el asunto se deriva del pleito que ya desde que era presidente municipal de San Pedro Cholula, tenía José Juan Espinosa con el entonces gobernador Rafael Moreno Valle. Ahora, dicen, desde la presidencia de la fracción mayoritaria de los diputados locales, JJ ha estado promoviendo acciones contra el gobierno estatal pasado, para desprestigiar al ahora senador panista.

Como consecuencia de eso, Moreno Valle, señalan, a través de su grupo en el Congreso, que está conformado por los diputados de la alianza PAN, MC y PRD, está exigiendo se investigue a José Juan, por enriquecimiento inexplicable. Total, un lío político que nunca antes, que este columnista recuerde, se había dado en Puebla.

Lo cierto es que como dice CAMBIO en su edición de ayer, los diputados locales de la actual legislatura, ya tocaron fondo y es necesario recomponer las cosas antes de que el deterioro se agrave.

Estando el país en la situación que está, con gravísimos problemas como la inseguridad, la violencia, la impunidad, la corrupción, el desempleo, los problemas económicos, etc. Habiendo en Puebla problemas sumamente graves como la escalada violenta que ya tiene a la entidad entre los estados con mayores problemas de inseguridad y la pésima actuación de la ahora Fiscalía General del Estado, que el nuevo titular de la dependencia, calificó como ruinosa, al ciudadano común le parece absurdo que ante todo eso, los diputados se estén peleando, como niños chiquitos o aún peor, como adultos estancados en la etapa adolescente que andan queriendo demostrar que son los que controlan a la pandilla.

Los funcionarios que ocupan un puesto de elección popular, están obligados a comportarse como gente seria, con responsabilidad, con respeto para sus correligionarios pero también con quienes no lo son. Si no lo hacen así, se desprestigian ellos, pero lo más grave, desprestigian al partido de cuyas filas han salido.

Morena es el partido mayoritario, se quiera o no se quiera, y puede hacer los cambios que un buen gobierno requiera, sin problemas, aun cuando la oposición, como lo dice su nombre, se oponga. Pero es mejor realizar esos cambios después de dialogar, de debatir con altura y no actuando como machos de barrio bajo.

Por lo que se ve, difícilmente podrá seguirse sosteniendo, a como de lugar, la presidencia de JJ, y es necesario que la dirigencia de Morena tome cartas en el asunto. A la mejor se crea un problema interno, pues quien es inmaduro lo será dentro o fuera de su partido, pero ya será otra cosa.

Francisco Lobato Galindo, de la Red Mexicana de Franquicias, dice que el contrato firmado por el gobierno estatal pasado y la empresa Agua de Puebla, es irresponsable, porque no tiene una sola cláusula que obligue al franquicitario (la empresa) a invertir en captación del preciado líquido y en el cuidado del medio ambiente.

Si no se hacen los cambio necesarios, dentro de 20 años Puebla ya no tendrá el agua que requiera para satisfacer las necesidades de sus habitantes, pues se habrán agotado los mantos y no habrá forma de reponerlos, sobre todo por el descuido del medio ambiente que es fundamental para mantener los mantos freáticos.

Señaló que no hay necesidad de cancelar el contrato con Agua de Puebla, como lo proponen los diputados, sino exigir que inviertan en la búsqueda de nuevas fuentes de abastecimiento y el cuidado del medio y vigilar porque lo cumplan.

Por su parte Violeta Trinidad, de la Asociación Dale la Cara al Atoyac, señaló que hay descuido, por parte de los tres niveles de gobierno, para atender el gravísimo problema de contaminación del río Atoyac.

Ni la Comisión Nacional del Agua, ni los gobiernos estatales por donde el río pasa, ni las autoridades municipales, hacen algo para frenar el problema de la contaminación de esas aguas.

El consejero de la Asociación, Carlos Tapia, dijo que tienen nueve años de estar luchando por limpiar el río, cuyas aguas contaminan cultivos y a otras corrientes de agua, provocando numerosas enfermedades entre las personas que viven en sus márgenes o consumen las hortalizas y verduras que se producen con riego de aguas tan contaminadas.

La lucha de ciudadanos que pertenecen a la Asociación Dale la Cara al Atoyac, señala, es constante y su objetivo es hacer de ese río que nace en Tlaxcala y pasa por esta capital, un río limpio, completamente libre de contaminación.


Periódico Poder Político 2020

Poder Político es una publicación de Editora del Sureste S.A.

Comentarios: periodicopoder_politico@hotmail.com