Activistas paran las máquinas del Tren Maya


Aseguran que la megaobra insignia de López Obrador traerá consigo un impacto negativo en el ambiente


Defensores ambientalistas de la organización Greenpeace clausuraron las obras del Tramo 5 del Tren Maya, que corre de Cancún a Tulum, en protesta por la deforestación que se vive en Quintana Roo por la construcción de esa obra insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador.


La organización ambiental aseguró que se debe detener el ecocidio en esta parte del estado. “Sin una manifestación de Impacto Ambiental objetiva y fundada en estudios científicos, la construcción del Tramo 5 del Tren Maya debe parar”.


Desde las 7:00 horas de ayer, la organización desplegó una manta con el mensaje “Protejamos la selva maya”, mientras ocho activistas inmovilizaron con el cuerpo la maquinaria que es utilizada en este proyecto. A la par colocaron mantas con el mensaje “Protejamos la selva maya” en diversos puntos de la obra que, acusan, ha impactado al menos 30 kilómetros de selva.


Greenpeace aseguró que el megaproyecto causará daños a largo plazo. “Si este proyecto sigue sin considerar los impactos en el medio ambiente, perderemos la riqueza natural que ha puesto a México como uno de los países más hermosos. Los cenotes que albergan vida, se destruirán. Las especies como el jaguar, símbolo de la herencia cultural maya, se quedarán sin su único hogar”.


La directora de Campañas de Greenpeace México, Aleira Lara, llamó al presidente López Obrador a suspender de forma inmediata las operaciones en el Tramo 5, que pretende abarcar 121 kilómetros de doble vía con cinco estaciones y tres paraderos y que irá del aeropuerto de Cancún hasta el libramiento a Tulum.


“Este tramo pasará sobre varios sistemas de cuevas y ríos subterráneos... Esta intervención generará un desequilibrio ecológico irreversible que pone en peligro a especies que en ellas habitan, entre las que destacan dos especies de peces ciegos que se encuentran en peligro de extinción de acuerdo a la NOM-059”.


Según Greenpeace, la construcción de infraestructura ferroviaria encima de terreno kárstico, poroso y de poco espesor es altamente riesgosa y puede derivar en inminentes colapsos. Con ello habría contaminación irremediable de este acuífero debido a la perforación para la instalación de pilotes y otras estructuras.


El pasado 22 de marzo se dio a conocer un vídeo en el que participaron artistas como Eugenio Derbez, Kate del Castillo, Omar Chaparro, Bárbara Mori, Rubén Albarrán, Natalia Lafourcade, Saúl Hernández y Ana Claudia Talancón contra la continuidad del mega proyecto emprendido por la Cuatroté y pidieron al ejecutivo federal detener un ecocidio.


“Cada día que pasa la destrucción de la selva maya avanza. Es imperdonable ser testigos de esto, desde cualquier parte de México, y no hacer nada”.


Con el hashtag #SelvameDelTren, lanzaron una campaña para evitar que la obra se construya sobre el sistema de cenotes de la región.


Como parte de esta campaña, ambientalistas y organizaciones civiles advirtieron que la construcción del Tramo 5 del Tren Maya amenaza con destruir el sistema de ríos subterráneos más grande del mundo, afectando la flora y fauna del lugar y deforestando los últimos bastiones de selva que quedan en México.


Mientras tanto, el presidente insistió en que, pese a las protestas, no se modificará el trazo del tren.


El año pasado, la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal presentó un amparo por lo que consideró violaciones por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) al derecho al medio ambiente sano e información y participación sobre las implicaciones territoriales que tendría la construcción del tren en sus comunidades.


Este fin de semana arribó a Tulum el primer convoy de militares que trabajarán en las obras del Aeropuerto Felipe Ángeles (AIFA) para iniciar los trabajos en el Tren Maya.


Al respecto, Sedena informó que en 36 vehículos se transportaron 12 unidades de maquinaria pesada, seis camiones de volteo y nueve oficinas móviles. Los militares salieron del Campo Militar No. 37-D en Santa Lucía, Estado de México.


De acuerdo a lo proyectado por el gobierno federal, el Tren Maya recorrerá una distancia de mil 500 kilómetros aproximadamente y pasará por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.