Agua de Puebla clausura drenaje de la UPN; ASA: es un atentado a la salud pública


Por segunda ocasión, la empresa Agua de Puebla clausuró el drenaje de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), aguas residuales despiden olor fétido, convirtiéndose en un foco de infección no sólo de la UPN sino a alumnos y académicos del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios Núm. 260 (Cbtis 260), alcanzando incluso al Hospital General del Sur, que realizó la jornada de vacunación en medio de la exposición en el ambiente de aguas negras y contaminadas, con olores nauseabundos.


María Eugenia Ochoa, representante de la Asamblea Social del Agua (ASA), lamentó la reiterada violación al derecho al agua y la salud pública de una comunidad educativa. “Esto pone en evidencia nuevamente el fracaso del modelo privatizador de gestoría de agua y saneamiento y la urgencia de un ente supervisor. Vemos que Servicios de Agua Potable, Drenaje, Alcantarillado, Saneamiento de Puebla (SOAPAP) ni la Comisión Estatal de Agua dan seguimiento al corte de servicios, tratamiento de aguas o tarifas violatorias que la empresa aplica en total impunidad”.


Académicos y alumnos tanto de la UPN como del Cbtis 260 denunciaron a esta casa editorial que desde enero de 2022, el servicio se ha suspendido agudizando las consecuencias a la institución universitaria que reanudó clases de posgrado este fin de semana.


Acusaron que pese a reportes ciudadanos dirigidos a Concesiones Integrales, las quejas como reportes interpuestos desde principios de año –entre ellos el expediente warn2450– fueron ignorados por la empresa. Luego de varios oficios girados exponiendo la grave situación a la salud de la población de la zona; este viernes 25 de febrero, trabajadores de Agua de Puebla confirmaron que el registro de la calle 3 sur en la colonia Guadalupe Hidalgo había sido sellado, sin posibilidad de rehabilitar sin una orden expresa de la empresa.


UPN, entre las millonarias tarifas industriales


En 2018 Concesiones Integrales o Agua de Puebla sin orden judicial y sin previo aviso selló el registro a la UPN, luego de una denuncia pública por ASA, el consorcio negó la suspensión del servicio a ésta u otra institución educativa y atribuyó la clausura a “tareas de desazolve”, y de inmediato reanudó el servicio sin reconocer la violación cometida.


La ASA denunció que a la universidad pública Concesiones Integrales le impuso la tarifa de drenaje industrial de casi 8 mil pesos al mes, el monto a pagar en 2018 ascendía a 113 mil pesos. A la fecha el adeudo podría rebasar los 400 mil pesos.


En ese 2018 la Secretaría de Educación Pública (SEP) trató de llegar a un acuerdo con la empresa que ha privatizado el servicio del agua y drenaje en Puebla, pues aunque la UPN es una universidad pública, se trata de un centro de estudios superiores con recursos limitados pues el sostenimiento federal llegan a trabajadores que cuentan con plaza, la universidad es sostenida por las cuotas de inscripción que se les solicita a los alumnos que son de la región de la zona marginada del sur de la ciudad.


La ASA demandó al gobierno municipal a que haga efectiva su disposición a desprivatizar el agua en el municipio como lo hizo el gobierno de Morena y su cabildo en junio de 2019 con el dictamen que impulsó.


“Esto debe hacerse realidad ya que los argumentos persisten dada la negativa gestión del agua que hace la empresa Concesiones Integrales SA de CV, demandamos al gobierno de Eduardo Rivera a que cumpla también con el Coremun que también fue reformado por el gobierno anterior para salvaguardar el derecho humano al agua y evitar los cortes de agua y drenaje”, remató Ochoa.



La situación que se repite fue denunciada por académicos y alumnos que señalaron que el abasto de agua a la UPN también es un servicio que ha sido suspendido por la empresa, por lo que la institución se ve obligada a la compra de pipas de agua.