AMLO COMPRA A LA EMPRESA ALTÁN PARA DAR INTERNET GRATUITO A TODO MÉXICO


El Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo su primer, y tal vez único, rescate a una empresa privada, el de Altán Redes. Con esto garantizaría internet gratuito para todo México en el futuro cercano.


En su conferencia matutina desde Oaxaca, el presidente López Obrador anunció este hecho y lo comparó con la compra de la refinería Deer Park. Asimismo, destacó que la inyección de capital podría garantizar el internet en plazas y lugares públicos de todo México.

“Estaba en quiebra, les entregaron créditos de Nacional Financiera en el sexenio pasado y tomamos la decisión de aportar un recurso y ya esa empresa, que va a permitirnos que haya internet en todos los pueblos, ya es de la nación.

“El Estado mexicano es socio mayoritario y ya tiene la dirección, la administración de la empresa, así como compramos una refinería en Texas, ahora con los ahorros se logró tener ya la mayoría de la empresa Altán, que va a significar tener internet en todos los pueblos e internet en plazas públicas, en escuelas, en hospitales, en todos los sitios de interés colectivo” explicó el mandatario.

Con esta decisión, sigue en pie la promesa del Presidente AMLO de llevar el internet a todos los lugares de México donde no hay internet mediante la Red Compartida.


La compra de Altán Redes


Mediante la banca de desarrollo, el gobierno encabezado por López Obrador aprobó el rescate de la empresa Altán Redes encargada del proyecto de conectividad de la Red Compartida. La inyección de capital sería de alrededor de 100 millones de dólares. Con esto busca que la empresa pueda continuar en operación y se reestructure financieramente.


Los consejos de administración de Banobras, Bancomext y Nafinsa aprobaron la inyección de capital y con ello Altán pasará a estar bajo control del gobierno de la 4T.

Banobras, que dirige Jorge Mendoza, aportará 64.5 millones de dólares, y Bancomext-Nafinsa, a cargo de Luis Antonio Ramírez, le meterán 45.5 y 40 millones de dólares, respectivamente.


Los accionistas originales de la empresa de telecomunicaciones eran Mexico China Fund, el International Financial Corporation, Isla Guadalupe y Marapendi, que pertenece a Morgan Stanley. Con el rescate del gobierno mexicano, estos pierden su inversión y se diluyen en la empresa. Por su parte Megacable de Javier Robinson Bours y Axtel del Grupo Alfa que preside Armando Garza Sada, se mantienen como accionistas no significativos y financiarán en calidad de proveedores.


Dentro de Altán Redes también habrá cambios debidos a la inyección de capital. Anthony McCarthy Sandland será el nuevo presidente del Consejo de Administración de Altán en lugar de Bernardo Sepúlveda Amor y Carlos Lerma será el director general en sustitución de Salvador Álvarez.

McCarthy es un banquero profesional que viene del Banker Trust, Bancomer, HSBC y BCP Securities. Su última encomienda en el gobierno fue la dirección del Bancomext. Por su parte, Lerma trabaja para Banobras y hoy es el jefe de la oficina del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.


El tema toma relevancia debido a que Altán es considerada fundamental para el gobierno federal. Esto debido a los objetivos de conectividad de la 4T a través de CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos. Estos programas dependen del despliegue de infraestructura de Altán Redes para llegar a zonas remotas en donde aún no hay internet. Por lo que si quebrara, el plan de la Red Compartida se vería mermado.


Altán Redes es una empresa mexicana que opera la Red Compartida de banda ancha 5G y 4.5G LTE. No obstante, todavía arrastra algunas secuelas de la pandemia de COVID-19. En 2020 Altán entró en un déficit de ingresos de 58,000 millones de pesos debido a que algunas de las empresas que querían utilizar su red demoraron la suscripción de contratos, así como el lanzamiento de ofertas de mercado, “lo cual generó que, a pesar de tener una tendencia al alza, no se alcanzaran las proyecciones del número de clientes esperados”.

La capitalización de Altán Redes se realizó bajo la figura de Crédito en Posesión de Deudor (DIP), es decir, que la deuda la tendrá la empresa, aunque, esto dependerá del diseño del modelo de pago de las instituciones financieras.