AMLO solicitará locales para la venta de garnachas en el AIFA


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador pretende convertir el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en un “mercadito” para que en los locales se puedan vender tlayudas, garnachas y demás antojitos mexicanos.


AMLO comentó que pedirá a la Secretaría de Defensa Nacional que se destinen dos locales para la venta de garnachas en el AIFA, durante su conferencia mañanera de Palacio Nacional.


El presidente de México aseguró que los críticos y opositores del aeropuerto se sienten superiores y “de sangre azul” y en realidad no saben lo que son las tlayudas, porque lo que se vendió en el aeropuerto eran doraditas del Estado de México, “que son riquísimas”.


“Ojalá y en el aeropuerto, también coincido con eso y aunque no les gusten las garnachas, las picadas y las tlayudas, ya quisieran, es lo más nutritivo que puede haber, lo más nutritivo.


Son carbohidratos, proteínas y vitaminas, y los nutriólogos saben de esto, es la combinación, el maíz es carbohidrato, el frijol es proteína, le ponen salsa, el queso. De veras que los fifís...”, dijo.


Aseguró que le pedirá a la Sedena ”uno o dos lugares para esta comida tan exquisita y suculenta".


López Obrador negó que la venta de las doraditas el día de la inauguración del AIFA haya significado una violación a la seguridad del recinto, sino que, por el contrario, se probó que hay libertades.


En alusión a los comentarios de la senadora Lilly Téllez de retomar el proyecto de Texcoco cuando termine este gobierno e inaugurarlo con un viaje a Canadá, el mandatario dijo que él está muy orgulloso del pueblo de México.


“Esto que estamos viendo ahora de las Tlayudas y que yo me voy a sentir bien en México cuando sea como Canadá, yo me siento muy orgulloso de México, con todo respeto, son muy pocos los pueblos en el mundo que tienen la grandeza cultural, pero todo esto es producto del pensamiento conservador, qué bueno que se está manifestando”, agregó.


El jefe del Ejecutivo federal mencionó que en la ciudad hay lugares donde se cobra hasta 30 pesos más cara la tortilla de maíz nativo, porque está de moda lo natural y lo orgánico.


“Si vieran como se prepara el tlacoyo, cómo vienen a venderlo del Estado de México atrás del Ajusco, la gente siembra el maíz, es especial el azul para la tortilla, (…) el frijol y vienen todos los días a vender. Yo cuando quiero desayunar bien, ya sabemos dónde”, agregó.