ANTE LOS ATAQUES Y LA MEZQUINIDAD, BEATRIZ, ¡NO ESTÁS SOLA!

Actualizado: 28 sept 2021

Beatriz, no estás sola.

No estás sola frente a la permanente campaña de odio y misogina que han impulsado en tu contra quienes hoy son la oposición.

No estás sola frente a quienes, en busca de afectar al actual gobierno, te insultan de forma grotesca. Ellos están enojados porque, por primera vez, una mujer que escribe sobre la historia de México y que renunció a todo lo que significa ostentarse como primera dama, es querida por el pueblo.


Beatriz, no estás sola. Y quienes buscan atacarte porque “eres la esposa de”, sólo evidencian su machismo y su incapacidad por entender lo que eres, tu trabajo, tu genio y tu creatividad. Como si todo lo que somos las mujeres se redujera a “ser la esposa de alguien”.

No estás sola Beatriz: somos miles quienes te apoyamos, nos solidarizamos contigo y te acompañamos en esta lucha que está transformando al país.

Indigna la cruzada que han emprendido en redes sociales contra ti. Indigna porque está llena de insultos y de odio, de mezquindad. E indigna también el silencio de los medios tradicionales: sus no palabras es no sólo complacencia, sino complicidad.

Y es aún más lamentable que en estos tiempos de transformación, sean algunas mujeres quienes te hacen las críticas más machistas, como la forma en que vistes. Y lo peor: que sean esas algunas mujeres quienes, cínicamente, usan la causa feminista para atacar al actual gobierno.

Tienes que saber, Beatriz, que somos muchísimas personas más quienes reconocemos tu trabajo incansable, tu inteligencia y valentía. Somos más quienes condenamos el nefasto y rídiculo papel que están jugando los que insultan y esparcen odio.

Beatriz, tú nos enseñaste que más que el miedo, puede la alegría. Y por eso hoy decimos alto y fuerte que no toleramos ningún discurso de odio, que el miedo se combate con esperanza y que estamos muy orgullosos de ti.

Por eso, todas las ofensas que se han desatado en tu contra están quedando opacadas. Es muchísimo más grande el apoyo que te muestran los miles de mexicanos, a los insultos que esparcen unos pocos opositores.

No estás sola, Beatriz. Caminamos contigo. Vamos juntas. Siempre.