Aterrizó la nave Soyuz que trajo de vuelta a la Tierra a dos astronautas rusos y un estadounidense


Anton Shkaplérov, Piotr Dubrov y Mark Vande Hei aterrizaron al sureste de Kazajistán, dónde personal especializado los esperaban


Una nave Soyuz que transporta a dos cosmonautas rusos y un astronauta estadounidense abandonó el miércoles la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) y aterrizó en Kazajistán por la tarde, en un raro ejemplo de cooperación en medio de la crisis por Ucrania.


La cápsula Soyuz MS-19, en la que viajaron los rusos Anton Shkaplérov y Piotr Dubrov, así como el estadounidense Mark Vande Hei, se desprendió de la ISS a las 07H21 GMT como estaba previsto, informó la agencia espacial rusa Roscosmos.


Este viaje ocurre en medio de fuertes tensiones por Ucrania entre Rusia y los países occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, que han puesto en entredicho varios proyectos en el ámbito de la cooperación espacial.


A inicios de marzo, Roscosmos publicó un video en el que bromeaba con la posibilidad de que el estadounidense se quedara en la ISS en lugar de regresar a la Tierra a bordo de un cohete Soyuz.


Ante la preocupación de los estadounidenses, la agencia rusa tuvo que asegurarles que el astronauta sí estaría en el viaje.


Mark Vande Hei ostenta el récord de días consecutivos en el espacio de un astronauta estadounidense, con 355 días.


En este contexto de tensiones, el jefe de Roscosmos, Dmitri Rogozin, que multiplica las declaraciones nacionalistas en las redes sociales, afirmó a mediados de marzo que el funcionamiento de las naves espaciales rusas que abastecen a la ISS se verá perturbado por las sanciones occidentales contra Rusia por la operación en Ucrania.


Según él, esto podría provocar el “amerizaje o el aterrizaje de la ISS, que pesa 500 toneladas”.


La cooperación espacial entre Rusia y los países occidentales era una de las pocas áreas que no había sufrido demasiado las sanciones decretadas contra Moscú tras la anexión en 2014 de la península ucraniana de Crimea.


Pero en las últimas semanas, varios proyectos de cooperación se han visto afectados por la crisis de Ucrania.


La Agencia Espacial Europea (ESA) anunció a mediados de marzo la suspensión de la misión ruso-europea Exo-Mars y la búsqueda de alternativas para llevar a cabo otras cuatro misiones.