AUSTRIA EXIGIRÁ A PARTIR DEL 1 DE NOVIEMBRE UN CERTIFICADO COVID -DE VACUNACIÓN

HABER PASADO LA ENFERMEDAD O TEST NEGATIVO RECIENTE- PARA TRABAJAR EN OFICINAS DONDE HAYA MÁS DE UNA PERSONA.


ESTA MEDIDA, APROBADA POR LA COALICIÓN GUBERNAMENTAL DE CONSERVADORES Y ECOLOGISTAS, SE ANUNCIÓ EL MISMO DÍA QUE EL PAÍS ALPINO REGISTRÓ EL MAYOR NÚMERO DE CONTAGIOS EN 2021.


"NO PUEDE SER QUE ALGUIEN EN EL TRABAJO TENGA QUE EXPONERSE AL RIESGO DE INFECTARSE CON EL CORONAVIRUS", DIJO EL TITULAR DE SANIDAD, EL ECOLOGISTA WOLFGANG MÜCKSTEIN, TRAS APROBARSE LA MEDIDA EN EL CONSEJO DE MINISTROS.

ENTRE EL 1 Y EL 14 DE NOVIEMBRE SE ESTABLECE UN PERIODO DE TRANSICIÓN EN EL QUE TODOS AQUELLOS TRABAJADORES QUE CAREZCAN DE UN CERTIFICADO COVID DEBERÁN USAR UNA MASCARILLA FFP2 EN TODO MOMENTO.


LA MEDIDA SE APLICA A TODOS LOS EMPLEADOS QUE TENGAN CONTACTO FÍSICO CON OTRAS PERSONAS EN SU LUGAR DE TRABAJO, INCLUIDOS ESPACIOS COMUNES COMO CAFETERÍAS, Y QUEDAN EXCLUIDOS QUIENES TRABAJAN DESDE CASA O SOLOS, COMO, POR EJEMPLO, LOS CAMIONEROS.