AZUCENA URESTI ESTALLA Y DEFIENDE A LORET ANTE CUESTIONAMIENTOS DEL FISGÓN


La comunicadora Azucena Uresti y el monero de La Jornada y dirigente del Instituto Nacional de Formación Política de Morena, Rafael Barajas “El Fisgón”, protagonizaron un encontronazo en la radio, durante una entrevista que la presentadora de noticias de Milenio y RadioFórmula terminó convirtiendo en un duro debate e intercambio de ideas sobre el control de los medios de comunicación corporativos y sus agendas mediáticas.


Al principio todo parecía que sería una cordial entrevista por parte de Azucena Uresti. Sin embargo, en cuanto el monero de La Jornada tocó el tema de los medios de comunicación en México y las agendas dictadas por parte de un conglomerado mediático que deja fuera las voces de un sector importante de los mexicanos, la presentadora dejó de lado la amabilidad que usa con gobernadores de la oposición y se enfrascó en la defensa de las corporaciones de la información.

“En México, pues han sido varias cadenas, entre otras, Televisa y Tv Azteca, y el peso y la fuerza que tienen estos medios de comunicación es tan grande que pueden incluso derribar gobiernos y derrocar presidentes”.

“Estos sectores de interés, estos medios, tienen además, intereses específicos. Es decir, no podemos deslindar el poder de los medios sin los poderes económicos que están detrás de esos medios y estos poderes económicos tienen además, agendas muy específicas que efectivamente marcan a la opinión pública”, denunció “El Fisgón”.


Ante esto, Uresti negó que lo dicho por Rafael Barajas fuera cierto, pues “no siempre” ocurre así y es “incorrecto” generalizar. Además de que según ella, en México hay un gran repertorio de medios de comunicación y por eso no hay agendas particulares.


“Es decir, no hay una hegemonía, no hay una agenda particular”, aseguró la periodista.

A lo que contestó Rafael Barajas: “No, perdón, hegemonía sí hay. Perdóname, por supuesto que la hay y te voy a plantear simplemente lo que es una agenda dominante: tú difícilmente te encuentras en los medios voces que simpaticen por ejemplo, con lo que es la Cuarta Transformación”.

El dirigente del INFP de Morena también mencionó que los medios de comunicación continuamente se anunciaban como plurales, pero realmente tenían bien definido que temas se debían abordar constantemente y cuales debían omitir, como el desvío de recursos de Alejandro “Alito” Moreno, el presidente nacional del PRI que recientemente fue captado en un audio, dando instrucciones para pagarle más de 2.5 millones de pesos al publicista español, Antonio Solá.

“Se habla, por ejemplo, realmente muy poco de los audios de Alito Moreno, en los cuales, Alito Moreno cuenta con toda tranquilidad, que desvió primero, 2.5 millones a Panamá y luego otros 2.5 para pagarle a Antonio Solá, quién es un experto en campañas negras, según lo que él plantea”.


Y puso otros dos ejemplos que dejan al descubierto el tratamiento informativo tan distinto que realizan los medios hegemónicos de acuerdo con sus intereses empresariales, pues mientras por un lado destacan a ocho columnas lo sucedido con la Línea 12 del Metro de la CDMX, por el otro callan sobre los dichos del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, quien tildó de tontos a los consumidores de la energía eléctrica en España.


Por si fuera poco, Rafael Barajas utilizó como un caso emblemático la investigación de las redes de financiamiento de LatinUs, el medio donde aparecen personajes como Carlos Loret de Mola y Brozo, el cual, pese a su trascendencia, no es tocado por los medios hegemónicos, pese a que está relacionado con un millonario desvío de recursos del sector salud del Gobierno de Michoacán.


“No se habla tampoco mucho de lo que es la investigación de las redes de financiamiento de una empresa como Latinus. Si la empiezas a revisar, te das cuenta que estás ante una cosa muy seria, un desvío de fondos de salud del Gobierno de Michoacán a una agencia noticiosa”.

Para rematar, “El Fisgón” indicó que Carlos Loret de Mola debería transparentar sus ingresos por ser parte de Latinus. Esto hizo que Uresti estallara y saliera en defensa de Loret, pues no ha cometido ningún delito y ha sido expuesto a un linchamiento mediático, además de que no es servidor público ni está obligado a transparentar cuánto gana.


–Por supuesto que es de interés público saber cómo se financian estos medios y cómo se financia a los informadores (como Loret)– dijo en un fragmento de la entrevista el monero.


–Nunca se prueba. Yo no lo niego y no lo sé, no sé qué sucedía antes, no es mi tarea defender, pero no es información que se reproduzca después en una denuncia, en una carpeta. Culpan al compañero Carlos Loret por tener algunas propiedades, por ganar bien, pues qué bueno, pero por qué no lo denuncian ante las autoridades Rafa, porque lo demás se vuelve un linchamiento. ¿Por qué no hay una denuncia? Él tiene sus declaraciones ante el SAT. ¿Por qué no hay una denuncia formal?– respondió Uresti en defensa de Loret.

–Se trata de transparentar, no de castigar directamente. ¿Tú crees que no es importante para la opinión pública saber cuánto está gastando un medio en financiar a un informador? Por supuesto que es necesario saberlo– contestó el monero.


–¿Por qué lo sería? ¿No tienen derecho los periodistas a ganar bien?– cuestionó Uresti.


– Por las mismas razones por las que es importante transparentar los ingresos y los bienes de los funcionarios– explicó “El Fisgón”.


El intercambio de palabras siguió más adelante.


–Yo sí quiero que me expliquen, ¿Cómo es posible que tengamos de repente informadores que tienen yates? ¿En qué país del mundo pasa esto?– dijo Rafael Barajas.


–No lo sé, pero cuál es el pecado. Sí es un delito, que se compruebe– respondió Uresti en defensa de los llamados “chayoteros”.