Con una salchicha colgando de un drone salvaron a un perro de ahogarse cuando subió la marea


Millie había quedado atrapada en aguas pantanosas, pero la astucia de unos rescatistas en Inglaterra logró reunir de nuevo con su dueña


Un insólito rescate fue desplegado para salvar a una perrita llamada Millie que quedó atrapada en una zona pantanosa después de que subiera la marea.


Esta cruz de jack russell-whippet, desafió los esfuerzos de la policía, los bomberos y los guardacostas para rescatarla de las traicioneras marismas.



Así que los rescatistas tuvieron que pensar con imaginación y se les ocurrió la idea de unir una salchicha a un dron y esperar que el aroma de la golosina tentara a Millie a ponerse a salvo. Funcionó gloriosamente y Millie se reunió con su agradecida dueña después de seguir la salchicha colgante a un terreno más alto y seguro.


Millie desapareció después de soltarse de su correa en Havant, Hampshire (Inglaterra) y terminó atrapada en las marismas, en peligro de ser tragada por la marea. Al principio la perrita se resistió a los intentos de animarla a ir a un lugar más seguro hasta que el piloto de un dron sugirió colocar comida en uno de los vehículos aéreos no tripulados que se habían utilizado para rastrearla.

“Fue una idea loca”, dijo Chris Taylor, presidente del equipo de búsqueda y rescate de drones de Denmead. Pero siguieron adelante y después de verificar las regulaciones de la Autoridad de Aviación Civil y el MTOW [peso máximo de despegue] de sus máquinas, los rescatistas calcularon que podían colocar una sola salchicha en un dron.


“Uno de los residentes locales en la playa desde donde volábamos nos suministró las salchichas, creo que eran de Aldi. La mujer los cocinó para nosotros y los atamos con una cuerda”, dijo Taylor a The Guardian.

“Si no la hubiéramos sacado de esa área, la marea habría subido y ella habría corrido el riesgo de ahogarse”, dijo Taylor. “Era algo que nunca habíamos probado antes: las salchichas eran el último recurso, ya que no podíamos llegar a ella en kayak ni por ningún otro medio.


“Debido a que Millie tenía hambre, funcionó para alejarla del peligro hacia un terreno más alto, que no se sumergiría bajo el agua. Sin duda consideraríamos usar salchichas nuevamente: cada perro y operación de búsqueda siempre será diferente, pero si alguna vez nos encontráramos en una situación similar nuevamente, emplearíamos los mismos métodos para atraer al perro”, concluyó.


Emma Oakes, administradora de atención, dijo: “Me inundó el alivio. Fue absolutamente fantástico tenerla en casa”.


Emma dijo que a Millie le gusta mucho la comida y “come cualquier cosa que le des zanahorias crudas, pepino, pero prefiere las salchichas”. La carne es su comida favorita, por lo que colgar una salchicha probablemente fue lo mejor que pudieron hace para atraerla.