Culpables, los detenidos por el multihomicidio de universitarios en Huejotzingo en 2020


Fueron sentenciados por los delitos de homicidio calificado y robo de vehículo, familiares esperan que sean encerrados por 75 años de prisión


El Poder Judicial del Estado de Puebla determinó que los detenidos por el asesinato de los tres estudiantes de medicina y el conductor de UBER que ocurrió en Huejotzingo en el año 2020 fueron declarados culpables, esto luego de que un juez dictó fallo condenatorio en contra de ellos.


Este día la familia de Ximena Quijano y Antonio Cerpa de Colombia y Javier Tirado Marquéz de Veracruz viajaron a Puebla para la audiencia en la que a sus hijos se les podría hacer justicia, luego de que fueron brutalmente asesinados en dicho municipio cuando habían acudido al carnaval.


Durante este martes, se llevó a cabo la etapa final del juicio oral, la cual inició alrededor de las 11:00 horas y se determinó que tras varios argumentos y pruebas en contra de Pablo de Jesús, Ángel y Lisset, fueron declarados culpables de los delitos de homicidio calificado y robo de vehículo, es decir que emitieron fallo condenatorio contra ellos.


Será la próxima semana que se determine los años que pasarán en prisión, la familia de los estudiantes como la del conductor de UBER esperan que sea la pena máxima la cual son 75 años de prisión.


El violento asesinato que conmovió Puebla


La mañana del 24 de febrero del 2020 Puebla amaneció con la noticia de que habían sido encontrados cuatro cuerpos en un terreno de la Junta Auxiliar Santa Ana Xalmimilulco, Huejotzingo, los cuales pertenecían a José Antonio Parada Cerpa y Ximena Quijano Hernández, estudiantes colombianos de la UPAEP, Javier Tirado alumno de la BUAP y Josué Emanuel Vital Castillo, conductor de Uber, quienes habían sido reportados como desaparecidos durante la madrugada.


Un día antes, el 23 de febrero, los tres estudiantes de Medicina habían acudido al carnaval de Huejotzingo, en donde se enfrascaron en una riña con otro grupo de personas que se encontraban ahí, misma que de acuerdo con las autoridades, inició por un sombrero azul que pertenecía a Ximena Quijano.


Tras el hallazgo de los cuerpos, las autoridades comenzaron con la búsqueda de los delincuentes, logrando ese mismo día la detención de Pablo Jesús N, Ángel N y Lisset N, presuntos responsables de los homicidios, ya que se logró ubicarlos gracias al teléfono de uno de los estudiantes asesinados.


La masacre de los tres estudiantes y un conductor de Uber provocó gran indignación entre la comunidad universitaria, lo cual comenzó a reflejarse con un paro de actividades en la Facultad de Medicina de la BUAP que posteriormente se extendió al resto de unidades académicas a fin de exigir justicia por los hechos.