• periodicopoder_politico@hotmail.com Poder TV 7AM

LA TERRIBLE REPRESIÓN DE ALFREDO DEL MAZO A LAS FEMINISTAS DEL EDOMEX

POR BEATRIZ CONTRERAS CASTILLO


En un país donde mueren diez mujeres al día, en completa impunidad y la mayoría de las veces a manos de sus seres queridos, es imposible no estar indignadas y, a la vez, llenas de miedo. En medio de un escenario terrible y tras décadas de olvido, es inconcebible que nos sigan violentando por exigir nuestros derechos. Lo qué pasó hoy en el Estado de México, es una muestra más de cómo el exigir libertad se castiga terriblemente, mientras el gobierno que encabeza Alfredo del Mazo, hace caso omiso de la violencia que atormenta a las mujeres que vivimos esto a diario. Hoy por la madrugada, un grupo de mujeres organizadas, en compañía de varios menores, tomaron las instalaciones de la CODHEM, quienes se ostentan como un “Organismo Público Autónomo orientado a la promoción de la cultura de los derechos humanos, para prevenir y atender violaciones a los derechos humanos de quienes habitan o transitan por el Estado de México”. Pero el día de hoy hicieron todo lo contrario. Policías municipales del Estado de México agredieron, reprimieron y detuvieron por la fuerza y con crueldad, a las mujeres que tomaron la sede de la CODHEM y a fotógrafas y periodistas que se encontraban en el lugar. Las detenidas, entre las que se estiman había una mujer embarazada y seis menores, fueron llevadas a las instalaciones de la Fiscalia del Estado de México  en Atizapán de Zaragoza, aproximadamente entre la 1 y 2 de la mañana, a punta de golpes y amenizas contra sus vidas. La periodista Lizbeth Hernandez contó vía Twitter como mientras documentaba en una transmisión en vivo la manera en que entraron los policías a desalojar, uno de ellos le quitó su teléfono y le impidieron continuar con su labor, aun cuando en todo momento se acreditó como periodista. Además, la trasladaron de manera arbitraria en un vehículo no oficial, al igual que a algunas de las compañeras detenidas. Afuera del Centro de Justicia de Atizapán, varias mujeres que empezaron a movilizarse en medio de la terrible situación, esperaban noticias de quienes fueron ultrajadas, detenidas y agredidas por policías que además lanzaron sillas, tubos y otros objetos a las manifestantes y las dispersaron con extintores y otros gases. Más tarde, la Fiscalía del Estado de México, tuvo la audacia de publicar en sus redes sociales fotografías de la toma organizada, diciendo que se habían tomado las diligencias necesarias con “estricto apego a derecho” para desalojar la toma y que se habían detenido a las mujeres en “flagrancia”. ún cuando no se les notificó ni les dijeron porque las detenían, ni tampoco permitieron que contactaran de manera inmediata a sus familiares o a algún abogado. Por si fuera poco, no respetaron sus derechos humanos ni un solo segundo. Otra vez, un insulto para quienes, cansadas de la absoluta impunidad y el olvido por parte de las autoridades, se manifestaron de forma organizada en Ecatepec. No podemos dejar de señalar que desde hace una semana se encuentra ocupada una de las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la Ciudad de México. Por el lado contrario, la CODHEM en Ecatepec, no duró ni un día. Apenas fueron horas. Porque la situación se vive diferente en la periferia. Las vidas de las mujeres aquí no importan, no son trascendentales. Nos dejan en el olvido y en el abandono. Durante la noche, colectivas feministas y mujeres organizadas, difundieron la información que se tenía respecto a los sucesos y expresaron su enojo en redes sociales. Se establecieron conexiones y vías para pedir ayuda, acuerpamiento en Atizapán y apoyo legal para las víctimas. Exigieron la pronta liberación de las compañeras detenidas, así como una reparación por el daño que sufrieron. Responsabilizaron al gobernador Alfredo del Mazo y al presidente municipal de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras, quienes hasta este momento no han rendido ninguna declaración sobre los hechos violentos que causó su administración ni tampoco ha dicho algo sobre la extrema violencia que las mujeres viven a diario. Ese es el Estado de México, y ese es Ecatepec: la periferia del olvido y la impunidad. En el que existe una comisión de derechos humanos que en lugar de luchar por la libertad de las personas, reprime y violenta mujeres. Y también un gobernador priísta, que ante el horror, guarda silencio desde la impunidad. Sin duda alguna, el pésimo gobierno del Estado de México, no ha sido exhibido por los medios ni criticado por los opinológos de siempre. Con todas las particularidades que caracterizan al viejo régimen, y el cobijo que les brindan los sobornos y la compra del silencio periodístico, violentan mujeres y se deslindan de su responsabilidad, aun siendo el estado con más feminicidios, no han emprendido ninguna acción para eliminar y erradicar la violencia. Hoy a las 10 de la mañana, las mujeres fueron liberadas. Sin embargo, no hay que dejar de resaltar que el horror que vivieron, fue una tortura, y que la tranquilidad anterior a esta, no se puede regresar. No podemos ser omisos ni seguir en silencio respecto a la realidad de todas las mujeres, es urgente empezar a visibilizar la violencia y a transformar esta triste realidad Por las que ya no están, por las que se llevaron, por las mujeres que desaparecieron y que no pudieron regresar sanas y salvas, por todas quienes no se sienten seguras viviendo en medio de la administración omisa de Alfredo del Mazo que se gasta el dinero en bots para hacer campaña de su pésima gestión en el Estado de México, en lugar de invertir en políticas públicas que representen verdaderos cambios para las mujeres. Por ellas, no podemos dejar de hablar de esto. Pero sobre todo, no podemos dejar de actuar para terminar con esta crueldad. La violencia policial en contra de las mujeres y de los movimientos feministas, la represión y la impunidad, no son nada nuevo y mucho menos son hechos aislados. La respuesta de las autoridades hacia las demandas perfectamente justificadas de las mujeres que exigimos una vida libre de violencia, no puede ser, de ninguna forma, silenciar nuestras voces a punta de golpes y torturas. No vamos a dejar de organizarnos y de cuidarnos entre nosotras. Pero sobre todo, no vamos a dejar de alzar la voz hasta que podamos vivir libremente, sin miedos ni violencia. Que sepan que no estamos solas. Y que no vamos a dejar de hablar por las que ya no están. Que sepan que no olvidamos.

Periódico Poder Político 2020

Poder Político es una publicación de Editora del Sureste S.A.

Comentarios: periodicopoder_politico@hotmail.com