top of page

AMLO REDUJO 70% EL PAGO DE INTERESES DE DEUDA EXTERNA


La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador concretó la recompra anticipada de un bono con un monto en circulación de mil 200 millones de euros, cuyo vencimiento estaba programado para el 15 de enero de 2025, con lo que se reducirán en 70% los pagos de amortizaciones de la deuda externa del gobierno federal durante el primer año de la próxima administración.


El Plan Anual de Financiamiento 2022 indicaba que el periodo más gravoso para el desembolso de intereses de la deuda externa en este siglo era entrando 2025. Con las proyecciones de 2023, se redujo l a presión inmediata en el pago de intereses, según puede verse en el perfil de vencimientos.


Semanas atrás, la SHCP había adelantado que este 29 de diciembre se haría efectiva “la recompra anticipada de un bono con un monto en circulación de mil 200 millones de euros, una tasa cupón de 1.375% y vencimiento el 15 de enero de 2025”.


“Gracias a esta operación de recompra anticipada, los pagos de amortizaciones de la deuda externa del gobierno federal programados para 2025 pasarán a mil 280 millones de dólares, en comparación con los 4 mil 240 millones de dólares que se tenían programados a inicios de este año”, explicó la dependencia.


Así, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha realizado 10 operaciones de refinanciamiento entre julio de 2019 y diciembre de 2022, para mejorar el perfil de vencimientos de la deuda externa de mercado, a través de recompras anticipadas.


Esto ha permitido a la actual administración refinanciar un monto histórico de deuda externa de mercado por 24 mil 160 millones de dólares.


Con la reducción de los elevados montos que debían destinarse al servicio de la deuda, ahora podrán existir mejores condiciones para consolidar la estabilización de la economía nacional para impulsar el bienestar de la población, mantener el ritmo de creación de infraestructura e impulsar la inversión privada.


Se reducirá el pago a la mitad: AMLO


Sobre este tema habló el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina, explicando que lo que se busca “es que en 2025, el próximo gobierno no tenga la presión que tuvimos al inicio del gobierno; se reducirá el pago del servicio de deuda a la mitad”.


Detalló que buscarán una transición que permita al nuevo gobierno operar para que no suceda como con Carlos Salinas, que le dejó la economía “prendida de alfileres” a Ernesto Zedillo.


Agregó que “siempre los finales de sexenio son difíciles históricamente, vamos a una etapa difícil, porque, además, vienen las elecciones. Si ahora hay ataques, imagínense. Como dirían en mi tierra y en mi agua: ‘Y lo mejor es lo peor que se va a poner’”.


Consideró que la oposición no tiene razones de peso para cuestionar los resultados de esta gestión, pero “se van a lanzar con fuerza” aunque no tienen autoridad moral, porque todos de alguna manera estaban ligados a la corrupción y eso “les resta mucha credibilidad”.


Sexta posición en desempeño económico


El mandatario también recalcó que los signos económicos del país son alentadores, refiriéndose a la más reciente publicación de The Economist, que posiciona a México en el sexto lugar en el desempeño económico en 2022.


“Estamos actuando de manera muy responsable en ese sentido, porque la verdad ya financieramente tenemos resuelto todo el sexenio, pero estamos pensando hacia adelante y ya me acaba de enviar una nota el secretario de Hacienda, informándome de esta reestructuración”, dijo.


Con la renegociación de pasivos nacionales, la política de austeridad y el combate a la corrupción y la evasión fiscal implementados por este Gobierno, se busca que el actual Gobierno deje al siguiente una situación más tersa y consolidada, con estabilidad cambiaria y una economía en crecimiento.


Finalmente, AMLO recordó que al comenzar su gobierno se analizó la posibilidad de cancelar la ruta que hay en México con respecto al Fobaproa, pero “ya toda entró al mercado financiero, son bonos, ya nos generaría pues un conflicto mayor el querer no reconocerla como deuda, nos afectaría más como país si la declaramos impagable”.

bottom of page