20 ESTADOS DESVIARON 2 MIL MDP DESTINADOS A LA SALUD


20 estados de México destinaron, en 2017,

con dinero federal que debía usarse en salud y en programas sociales. De acuerdo con un texto publicado en SinEmbargo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró en la revisión de la Cuenta Pública de 2017 que en el 62.5 por ciento de las entidades del país se encontraron al menos 11 métodos en los que el dinero del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, del Seguro Popular y Prospera, en su componente de salud, fue utilizado para pagar salarios. No sólo eso, sino que, por ejemplo, mil 291 millones 713 mil 873 pesos fueron destinados a los salarios de personas de las que no se encontró ninguna prueba de que hayan trabajado. Otros 400 millones 911 mil 437 pesos fueron usados para hacer pagos que no debían hacerse con dicho recurso. Para pagar indemnizaciones u otras prestaciones que no estaban contempladas pagar con ese dinero federal se utilizaron 107 millones 243 mil 368 pesos y, de igual manera, 76 millones 954 mil 215 fueron entregados a personal sindicalizado. Estas maniobras también se utilizaron para pagar:

  • Sueldos que superan el monto establecido por la ley

  • Cheques que no fueron cancelados ni reintegrados

  • Sueldos a personas que no cumplían con el perfil académico solicitado para la plaza

  • Pagos a personal que ya estaba dado de baja

  • Salarios a personal del que nunca se encontró un contrato o alguna documentación que comprobara que hubieran trabajado

  • Pagos a personal con licencia sin goce de sueldo o con baja temporal

  • Pagos duplicados

La auditoría indica que, en total, la cantidad suma 2 mil 093 millones 188 mil 291 pesos, más los rendimientos financieros que se hubiesen generado desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación. Y, aunque no se puede saber la cantidad exacta de cuánta gente fue la beneficiada con estos métodos, se tiene un registro de que al menos 7 mil 685 “trabajadores” cobraron con ese recurso que estaba destinado a la salud. Según información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en nuestro país hay 15.5 millones de personas que padecen carencia por acceso a los servicios de salud y, en este caso, SinEmbargo revela que los “trabajadores” de los gobiernos estatales fueron en su mayoría personas que debían estar en hospitales o en unidades móviles de salud. Los 10 estados con mayor índice en estos pagos son: Michoacán, Tamaulipas, Tabasco, Campeche, San Luis Potosí, Guerrero, Sinaloa, Oaxaca y el Estado de México. Les siguen la Ciudad de México, Jalisco, Zacatecas, Colima, Aguascalientes, Yucatán, Quintana Roo, Baja California Norte, Chihuahua y Nayarit. Por su parte, en los estados de Baja California Sur, Coahuila, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Sonora, Tlaxcala y Veracruz, no se detectó este tipo de uso al dinero federal. Michoacán Gobernado entonces por Silvano Aureoles, es el estado que más dinero destinó a estos sueldos opacos, sin importar que el 22.8 por ciento de su población total tenga carencia a los servicios de salud. La ASF explicó que en 2017 no encontró pruebas del ejercicio de 332 millones 089 mil 329 pesos que, de acuerdo con los centros de trabajo de salud del Gobierno del Estado, sirvió para pagar a 1,434 trabajadores, de los cuales 1,232 no trabajaron y de 202 no había datos en la Verificación Electrónica Personal de Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud. También se detectó que 88 millones 408 mil 661 pesos habían sido destinados por los Servicios de Salud de Michoacán para el pago de remuneraciones de personal de honorarios, un concepto que no era financiable con los recursos del programa. Además se pidió la aclaración de 1 millón 104 mil 918 pesos por pagos hechos a cuatro empleados que, durante la inspección física del Hospital General “Dr. Miguel Silva”, no fueron encontrados en su área de trabajo, y el hospital no pudo justificar su ausencia.