China lucha contra los incendios forestales mientras persisten los temores por la sequía y las cosec


Las regiones suroccidentales de chinas de Chonqging y Sichuan luchaban contra incendios este martes mientras esperaban una bajada de las temperaturas durante la próxima semana, pero la importante cosecha de otoño del país seguía bajo grave amenaza. Las autoridades se encontraban al tanto del aumento de las temperaturas durante este mes y que cada vez aumentaban más rápido en China que en el resto del mundo, se trata de una ola de calor de valores récord que ha generado mucha preocupación sobre su capacidad de adaptación frente al cambio climático y conservar los ya escasos recursos hídricos.


Podemos ver a través de las imágenes satelitales como el lago Poyang, que generalmente recibe las inundaciones por parte del río Yangtze durante los días de verano, hoy día tiene una fracción de su tamaño normal para la época del año, lo que reduce en altos niveles el suministro de agua potable para las comunidades cercanas al río, según comentó la emisora estatal CCTV. De todas maneras, el agua de los embalses de las Tres Gargantas y Danjiangkou ya se ha liberado para aliviar la escasez río abajo, agregó la emisora.


El Ministerio de Agricultura de China en un aviso comentó como la sequía es una “grave amenaza” para las cosechas de otoño, y agregó que las autoridades recibieron instrucciones de hacer todo lo posible para aumentar el suministro de agua y proteger la cosecha. Se instará a los agricultores que sufran daños severos en los cultivos a que vuelvan a sembrar, y se pondrán a disposición cohetes sembradores de nubes siempre que sea posible, dijo el ministerio.


Los meteorólogos estatales dijeron que la ola de calor que al día de hoy ya ha durado más de dos meses, esta a punto de llegar a un “punto de inflexión”, con un frente frío que llega desde el oeste y un tifón que se aproxima por el sureste. Aún así, la grave escasez de electricidad continuó en toda la región, y la capital de Sichuan, Chengdu, apagó las luces de sus trenes subterráneos para ahorrar energía.


Estas altas temperaturas han aumentado el uso de los aires acondicionados al rededor de un tercio de la carga total de energía de la provincia, y la generación de energía hidroeléctrica se redujo a la mitad como resultado de los bajos niveles de agua. A pesar de la escasez de energía, que ha provocado restricciones en el uso industrial, los economistas de ANZ dijeron en una nota que es poco probable que China vea una repetición de la escasez de energía a nivel nacional del año pasado, que fue causada por la escasez de suministros de carbón.


Aunque se mantiene una “alerta roja” por calor por duodécimo día, se espera que las temperaturas bajen en las regiones centrales para el miércoles y en Sichuan y Chongqing a partir del 29 de agosto, según el Centro Meteorológico Nacional en su canal de Weibo. La amenaza de fuertes lluvias podría golpear el oeste montañoso de Sichuan el 27 y 28 de agosto, lo que aumentaría los riesgos de inundaciones y deslizamientos de tierra, segun los medios, citando al Centro de Estudios Hidrológicos y de Recursos Hídricos de Sichuan. Las autoridades deberían aprovechar la oportunidad para almacenar la mayor cantidad de agua posible, dijo.


Chongqing y Sichuan, donde las lluvias han sido un 80% menos de lo normal, han tenido que lidiar con hasta 19 incendios forestales desde el 14 de agosto, según el servicio de noticias financieras Caixin. No se han reportado muertes ni heridos, pero Chongqing se vio obligada a trasladar a 1.500 personas debido al riesgo de incendio, dijeron las autoridades allí. Las provincias de Jiangxi, Hunan y Guizhou también están en alerta máxima por incendios forestales y de pastizales, advirtió el Ministerio de Gestión de Emergencias. El ministerio dijo que había enviado a más de 2.800 bomberos estatales a Chongqing y Sichuan para ayudar.